En el retiro Precuaresmal, que tuvimos en la Comunidad desde el viernes 21 hasta el 25 de febrero, fue de mucha bendición, durante la predicación del día viernes se sintió la unción del Espíritu Santo, el Hno. Ronal Granados, que era invitado desde Colombia, decía durante la oración, que habían hermanos con artrosis que levantaran sus manos, yo la levanté, porque tengo artrosis en mi rodilla y en mi pierna derecha una prótesis usaba bastón todo el tiempo, entonces el Hno. me tocó la rodilla, y me dijo que caminara, yo iba a tomar mi bastón, pero me dijo que no,  lo dejé y pude caminar muy bien sin él, yo lo llevaba a todas partes, pero desde ese viernes ya no lo uso hasta la fecha, por eso le doy gracias a Dios por sanarme.