Somos una familia renovada por el Espíritu Santo, ya que dejamos de ser unos católicos sociales, es decir aquellos que sólo asistían a misa por un evento: bautismo, confirmación, matrimonio, misa de Réquiem,etc, después de un periodo de cuatro años aproximadamente conocí a una nueva compañera de trabajo que sería la persona que me hizo la invitación de asistir a una asamblea a la casa de oración «Los amigos de Jesús», asistí  con toda mi familia, mis hijos, esposo y yo…desde entonces hasta ahora comenzó nuestro aprendizaje de fe, y hemos recibido muchas bendiciones por la misericordia de Dios, tenemos una hermosa casa y un carro «regalos de Dios», le pedimos mucho al Señor por un vehículo ya que al asistir a las asambleas teníamos que gastar diez dólares todos los viernes para trasladarnos a casa ya que estamos distantes de la casa de oración y el Señor en su infinita misericordia nos regaló un carro de paquete y muchas otras bendiciones.